Justo Gomez :

Sus Caminos

Kumite

Estrategia

Disciplina

Títulos Mundiales

Nacido en Formosa, y radicado en Buenos Aires, es padre de cinco hermosos hijos (Marcelo, Alfonsina, Francisco, Valentina y Magdalena) y entiende que su familia es uno de los importantes pilares que lo apoyó para el desarrollo de su carrera profesional y deportiva.

Comencé con la práctica de la disciplina en el año 1976. En 1994 obtuve la graduación de "3° Dan", por el Presidente de la International Traditional Karate Federation ITKF, Sensei Hidetaka Nishiyama


En el 2002 durante el entrenamiento de maestros en el Summer Camps en La Jolla en San Diego, California realicé el examen ante el Sensei Nishiyama y el comité técnico de la ITKF donde me fue otorgado el grado de 5° Dan, como reconocimiento a la trayectoria en el Karate Tradicional a nivel mundial. En la actualidad ostento el 6° Dan de la International Traditional Karate Federation.

Desde los 17 años representé a la Argentina como integrante del Seleccionado Nacional de Karate, en la totalidad de las disciplinas, como Kumite (combate libre) equipo e individual, Kata (forma de combate imaginario) por equipo e individual, Embu (técnica de ataque y defensa preestablecida en parejas) y Fuku Go (fusión entre Kumite y Kata). En la Actualidad soy el Director Técnico del Equipo Nacional para los eventos Internacionales adonde compite nuestro país.

Publicaciones

Enseñanzas orales de JUSTO GóMEZ SENSEI.

CAMINO A LO ESENCIAL

En el marco de los paisajes de Ushuaia, en Tierra del Fuego, el Sensei Justo Gómez presento su primer libro relacionado con la práctica esencial del Karate Tradicional.

Para adquirirlo podrán contactarse a Gabriel Bisceglia quien ha recopilado el material y lo editó aportando la posibilidad de que todos puedan disfrutar y aprender de las experiencias y conocimiento de todos estos años de practica y enseñanzas de Karate Tradicional del Sensei Justo Gómez.

Video Documental de Karate Tradicional

Un documental adonde un grupo de renombrados profesionales y Sensei Justo Gómez exponen el aportes y beneficios
que el Karate Tradicional aporta al practicante en su búsqueda del Budo como camino esencial.

Ver video

Notas y Entrevistas

Son innumerables la cantidad de notas y entrevistas que se han publicado sobre Justo en los diversos medios que hacen al Karate y las artes marciales. A modo de ejemplo reflejamos una pequeña sección de la nota publicada por la revista YUDOKARATE en su número 241, del que Justo Gómez fuera portada.

"Creo que uno tiene un cuerpo, una técnica, una velocidad, cosas básicas que se necesitan para hacer Karate o cualquier disciplina. Estos elementos pueden mejorar según la actitud que uno tiene, y el entrenamiento va a ser más eficiente si uno tiene una buena actitud.

Una buena actitud son cosas que hacen que uno tome esto de una determinada manera, no solamente mejorar los movimientos, sino como uno siente la técnica, como siente el combate, y buscar amar más su objetivo..."

Cursos y Conferencias

Seminarios

Justo Gómez ha participado de varios seminarios relacionados al Karate y el deporte, entre los que podríamos mencionar:

Curso Intensivo de Colonia

F.U.K. Federación Uruguaya de Karate
Febrero del 1990 hasta el 2000 - Colonia Uruguay.

Seminario Karate Tradicional Sensei Nishiyama

F.U.K. Federación Uruguaya de Karate
Julio del 1990 - Montevideo, Uruguay.

Seminario Karate Tradicional Sensei Nishiyama

C.A.K. Confederación Argentina de Karate Tradicional
Agosto del 1993 - Córdoba, Argentina.

Seminario Karate Tradicional Sensei Nishiyama

C.A.K. Confederación Argentina de Karate Tradicional
Noviembre del 1993 - Buenos Aires, Argentina.

Psicología Grupal en la Práctica del Karate

Asociación de Escuelas de karate Shotokan
Año 1996 - Buenos Aires, Argentina

Primer Simposio de Fitness y Ciencias Aplicadas al Deporte

Club Atlético Boca Juniors
Año 1999 - Buenos Aires, Argentina

Primer Simposio de las Artes Marciales y el Budo

Federación Italiana de Karate Tradicional
Año 2000 - Bolonia, Italia.

Master's Course en los Sammer Camps representando a la Argentina

Organizado por la AAKF y la ITKF
La Jolla, San Diego - California - USA.
Desde el año Año 2003 hasta la fecha.

Seminario Karate Tradicional Sensei Nishiyama

FRKT Federación Rusa de Karate Tradicional
Octubre del 2001 - Moscu, Rusia.

Seminario Sensei Nishiyama

FKTAMAF Federación de Karate Tradicional Francia
Año 2005 - Paris, Francia.

Seminario Karate Tradicional Sensei Nishiyama

CBKT Confederación Brasilera de Karate Tradicional
Diciembre del 2005 - Goaias, Brasil.

Seminario Karate Tradicional Sensei Nishiyama

PZKT Federación Polaca de Karate Tradicional
Octubre del 2007 - Varsovia, Polonia.

Seminario Karate Tradicional Sensei Nishiyama

Asociación Peruana de Karate Tradicional
Noviembre del 2007 - Lima, Perú.

Reflexiones del Maestro Justo Gómez

Publicado por Claudio Rubén Veiga
DOMINGO 6 de enero de 2008
EL VERDADERO SIGNIFICADO DEL CINTURóN NEGRO

El siguiente texto del sensei Hidetaka Nishiyama dice mucho del verdadero significado de alcanzar el grado de cinturón negro en Karate.




En la historia europea, y especialmente en la historia inglesa, un hombre de gran valor y dignidad, que se destacaba tanto en el campo de batalla como en su vida social de relación, era premiado con el título de caballero. Esta designación implicaba que su receptor era un hombre de honor y que además poseía una gran habilidad en el combate. En Japón, este tipo de hombre era denominado Samurai, siendo objeto de gran atención y respeto.

En esas épocas, tanto Inglaterra como en Japón constituían estados feudales en los que los caballeros y samurais eran productos puros indispensables de las condiciones sociales en las que se vivía, situación que hoy día no subsiste.

Sin embargo, el deseo de alcanzar un gran nivel en un Arte Marcial, en autodisciplinarse y en la defensa personal, aún persiste.

Actualmente, el hombre se esfuerza en un Arte Marcial, intentando alcanzar el cinturón negro, como resultado de un aprendizaje para combatir.

No obstante, en la misma medida en que progresa en su entrenamiento, se vuelve más consciente de un fuerte impulso: el de moldearse a sí mismo, transformándose en una mejor persona, no solamente poseedora de una gran habilidad en el combate, sino también de dignidad y honor.

Tradicionalmente, éstos han sido siempre los objetivos de un estudiante de Artes Marciales.

El cinturón negro es una recompensa otorgada al caballero actual o al moderno samurai, que ha sacrificado muchas horas disciplinando su mente y agotando su cuerpo, en el intento de alcanzar el máximo desarrollo físico y mental posibles.

El cinturón negro es el símbolo de un experto. Inicialmente, el sistema de grados fue establecido como una serie de niveles con los que el estudiante podría evaluar su progreso, y el primer cinturón negro alcanzado es conocido como Shodan, el primer grado, el paso inicial de esos niveles.

El Shodan significa que el estudiante domina los fundamentos del Arte, y está ahora preparado para recibir un entrenamiento más avanzado; si continúa practicando, podrá optar a otros danes, indicativos de su progreso.

Esta escala de valores ha probado su eficacia como gran motivador del estudiante, pero también ha originado algunos problemas.

En primer lugar, existe internacionalmente una gran disparidad de criterios. Un sistema de grados universal debería estar ya normalizado, y de la misma forma en que un centímetro es igual a otro centímetro, un sistema de danes debería serlo de otro.

Es preciso también comprender que esta escala de valores consiste en examinar las reacciones humanas, y debido a las diferencias existentes entre cada persona, es difícil establecer reglas únicas. El Judo y el Kendo tienen sus reglas internacionales para evaluar, lo que en parte es producto de su origen exclusivamente japonés, y esas reglas han nacido junto con cada una de esas Artes Marciales.

El Karate en cambio, tiene varias escuelas diferentes, cada una de las cuales poseen sus particulares sistemas de examen. Cuando el Karate alcanzó una dimensión internacional, varios países acogieron estilos diferentes, cada uno de ellos con sus propias reglas, y este hecho permitió que individuos sin escrúpulos crearan sus propias organizaciones, otorgando el cinturón negro a estudiantes no cualificados, los que a su vez decidieron abrir sus propias escuelas y entregar sus propios cinturones negros.

Este mismo tipo de personas también decidieron promocionarse para obtener beneficios económicos. El resultado final es que muchos cinturones negros constituyen un mal ejemplo, produciendo también una mala imagen del Arte del Karate. Muchas personas opinan que al igual que se producen las nuevas evaluaciones en el mercado internacional de divisas, deberían existir centros donde se re-evaluase el cinturón negro, a pesar de que la lista de candidatos alcanzaría el grosor de un listín telefónico.

El Público no es consciente de las diferencias entre los distintos sistemas de grados, y las personas suelen ser engañadas en los clubes en los que se otorga el cinturón negro luego de un corto período de entrenamiento, con obvios objetivos comerciales. Esta actitud no sólo es peligrosa para el propio estudiante de Karate, sino que degrada la calidad de todo el Arte Marcial. En un club serio, se obtiene el cinturón negro entre tres y cinco años de constante y duro entrenamiento diario, toda la semana, y contando además con una instrucción competente. Cada karateka debería saber que el cinturón negro no es un regalo, sino un objetivo y un símbolo de la realización de un gran esfuerzo, dentro de un sistema de grados de la máxima calidad, del que se beneficia el estudiante y el Karate en general.

Esta interpretación de los danes debería instilar un sentimiento de orgullo a quien recibe un Dan a través de un entrenamiento riguroso. Los caballeros y los samurais de antaño evitaban todo acto que pudiera empañar o poner en tela de juicio su honor. ¿Desean los Sensei y cinturones negros modernos tener una actitud diferente a la de ellos, respecto de su propio honor?

(Hidetaka Nishiyama)

El Camino del Kumite

El Camino del Kumite1 es un camino de profundo autoconocimiento. Es una herramienta de elevación del espíritu a través de la observación y comprensión del ser humano en sus diferentes planos. El Kumite es una danza donde se juega la vida y la muerte. En el Hagakure2 se dice que uno debe mantener el temple, la dignidad, aún en el momento previo de la muerte. Muchas personas han mostrado mucho valor durante su vida y sin embargo en el sepuku (en el momento antes de morir) se les aflojan las rodillas. Es así que de la misma forma uno puede ser, y actuar, de acuerdo a esta norma de Hagakure.

Si pensamos en momentos difíciles para afrontar, amenazas, la derrota en un torneo, un fracaso en la vida, un importante objetivo no logrado y si en estas situaciones no pueden dominarse emocionalmente, o se les dificulta controlarse en esos críticos momentos, estamos ante una situación similar a la que plantea el Hagakure cuando referencia que "se aflojan las piernas", sin embargo no estamos ante la muerte, sino ante un objetivo incumplido o una dura situación suscitada.

Del instante previo a la muerte, a una simple dificultad o fracaso, existe una amplia distancia que las diferencia, razón demás para ser cuidadosos y estables frente a grandes emociones o sentimientos adversos, fruto de momentos críticos que nos tocará enfrentar en la vida.

Todo lo que somos se refleja en lo que hacemos, nuestras obras, nuestros gestos, nuestra actitud, también hablamos a través de nuestro cuerpo. En cualquier pequeño gesto o acto podemos encontrar la personalidad de nuestros adversarios, y en ellos visualizar su espíritu.



El arte radica en discernir cuáles son las máscaras, y cuál es el rostro verdadero. Nadie puede esconder totalmente lo que esencialmente es por mucho tiempo en todos los detalles, por eso es tan importante el sanshin en la observación intuitiva. A partir de este concepto radica la importancia del sanshin, permanente y constante en nuestra vida, en todos los actos, sentimientos, pensamientos y actitudes. Dice el Hagakure "Cuando tu corazón pregunte... ¿Qué responderás?"

Cuando escuchamos hablar a un oponente, al verlo caminar, sentarse o pararse, podemos conocer sobre sus miedos, virtudes, fortalezas e inseguridades, reales o aparentes, como enfrenta los hechos y como reacciona ante determinadas situaciones. La firmeza de sus gestos, sus palabras y la visualización de sus pensamientos nos muestran la actitud con la que afronta sus objetivos. La precisión en sus actos, y el poder de síntesis, nos revela su dominio y maestría en el arte.

No necesitamos de un combate previo para lograr vencer al oponente, él mismo va a ocupar el lugar correspondiente que nosotros previamente visualizamos, a la vez que debemos lograr que reconozca en nosotros a una persona superior en el propósito que vamos a enfrentar.

Justo Gómez
Buenos Aires, 2002

1 Kumite: Combate
2 Hagakure: El libro de los Samurai
Nota: Agradecemos a la Editorial Kier parte del material cedido para la presente página.

kumite
kumite
Justo Gomez

Estrategia de Futuro

Los cambios y evoluciones son constantes a lo largo del camino. Para que ello no logre sorprendernos, y podamos usarlo en nuestro favor, debemos tenerlo en cuenta previamente.

Ningún adversario presentará dos veces la misma estrategia para resolver la misma situación, donde le fue mal indefectiblemente cambiará. Para los próximos combates, en el mismo torneo, habrá cambiado su estrategia y también para los torneos subsiguientes. Mediante la observación y estudio de sus características, cualidades y actitudes, podremos proyectar una línea tentativa de evolución en su desarrollo. Nuestro oponente se nos presentará según sus características, tendencias, estrategias y alternativas, que sin embargo se van a mantener dentro de un marco esencial. Un ejemplo es la actitud ante el combate, el espíritu y sus reacciones intuitivas e inconscientes.

Si una estrategia le dio resultado es probable que la mantenga y la mejore, aumentando su seguridad y confianza. Esta observación debe hacerse también en las personas que se muestran con posibilidades de crecimiento, o mayor condiciones que otros, hubiéramos combatido o no con ellos.

Cuando nos referimos a características debemos tener en cuenta sus cualidades físicas y condicionantes, como velocidad, fuerza, resistencia, elasticidad y coordinación, ya que éstas condicionarán la elaboración y planteo de nuevas estrategias, teniendo que recurrir a las previamente conocidas y ya ex perimentadas. Lo que podría mejorar es el estado emocional, la confianza en sí mismo y la seguridad en sus actos, a través de la exitosa experiencia en el uso de esa estrategia, como por ejemplo la anticipación. El tiempo de entrenamiento señala y se refleja en los años de dedicación, la práctica y la depuración técnica que se ha logrado hasta ese momento. La edad nos indica cuánto tiempo más se continuará compitiendo, y esto favorece en lo que experiencia respecta, pero a su vez limita en algunos planos si se apoya solo en el lo físico o emocional.

Personalmente obtuve mejores resultados al variar en diferentes técnicas y tácticas para los distintos combates a lo largo de los años, evitando que los oponentes pudieran prever las situaciones que plantearía en el transcurso de los combates y torneos. Un ejemplo puede ser reemplazar el uso de ataques con keri-wasa por el uso de ataques con te-wasa, reemplazar la táctica de Oji Waza por la de Kake Waza o Shikake Waza. Finalmente debemos sumar un concepto muy importante que delineará nuestra estrategia futura, aprender de nuestros errores para no estar condenados a repetirlos.

El Sanshin en el Objetivo

El haberle ganado a un oponente nos pone automáticamente, a partir de ese momento, como su objetivo y meta personal a superar, como a un obstáculo en su camino, el intentará tomar revancha y superarlo por todos los medios. Para reestructurar sus estrategias, superarse recurrirá a la ayuda de sus compañeros y maestros. También los oponentes que hayan estado observando el combate, habrán analizado y arribado a sus propias conclusiones, creando e idealizando la estrategia que les permitirá contrarrestar la nuestra. Los entrenadores y maestros presentes, con sus enormes experiencias y conocimientos, dirigirán y aconsejarán a sus discípulos para el enfrentamiento siguiente contra nosotros.

El hecho de ganar a un combate tiene estas consecuencias naturales, las cuales aumentan si obtenemos una buena clasificación en un torneo local, y donde toma otras dimensiones y características más considerable cuando esto ocurre en un evento de las magnitudes de un mundial. Nada de se deja librado al azar en esas circunstancias. Estos oponentes, y maestros, son los mejores exponentes de todo el mundo. Están presentes por sus propias condiciones, capacidades y virtudes, que los llevaron a estar allí. Ganar un mundial significa, en estos términos, que para todo y cada uno de los practicantes de todo el mundo pasaremos a convertirnos en su estímulo, objetivo y meta a superar. Maestros, entrenadores y atletas se preparan en cada país con todas sus capacidades para el próximo evento, entrenando y estudiando los objetivos trazados. Pondrán su máxima energía y voluntad en ello. él público, si bien admira al mejor, también quiere verlo caer, y más aún si su contrincante es local, y por ende su favorito. Si entrenamos conscientes de esta realidad nuestro sanshin1 se convertirá en algo permanente, necesario y natural. Nuestra práctica, entrenamiento y estudio de cada clase, cada día y en todo momento debe ser realizada teniendo en cuenta esta realidad.

"Quien no sea consciente de esto, y no se prepare adecuadamente, difícilmente repetirá dos veces la misma hazaña".
"Llegaremos tan lejos como los objetivos que nos propongamos"

- Nuestra técnica, tiene que ser la más fuerte.
- Nuestra fuerza, superar al más fuerte.
- Nuestra energía interior, superior a la de todos.
- Nuestra percepción, la más refinada.
- Nuestro deseo mejor cada vez, mayor que el de todos.
- Nuestras ansias de superarnos cada día, la más fuerte e inagotable.
- Nuestra búsqueda en lo esencial, la más profunda.
- Nuestro fanatismo en lo que hacemos, total.
- Nuestra entrega al objetivo, con todo nuestro ser.

"Cuando traspases la puerta de tu casa habrá mil enemigos esperándote". (Hagakure2)
Justo Gómez
Buenos Aires, 2002

1 Sanshin: Estado de alerta
2 Hagakure: El libro de los Samurai
Nota: Agradecemos a la Editorial Kier parte del material cedido para la presente página.

Agradecimientos

Quisiera aprovechar este espacio para agradecer a todos y a cada uno de los que de una forma u otra influenciaron en mi desarrollo personal y profesional, los cuales hicieron posibles algunos de los objetivos que me he trazado en la vida.

Desde mi madre Inés Vera, por su ejemplo y actitud de permanente lucha, en los momentos más difíciles de la vida. Mi padre Justiniano Gómez, quien me enseñó la hombría de bien, me inspiró en el equilibrio y marcó con claros ejemplos a mi vida.
Mis hermanos, por la niñez inolvidable con la naturaleza en el campo.
Mi primer profesor, Alberto Goiris, quien me hizo descubrir este camino y me enseñó a instruirme en este arte, con todos los sentidos.
Mi especial agradecimiento al Maestro Hidetaka Nishiyama; quien con la simpleza y profundidad de sus palabras, con sus gestos y presencia me inspiró y me llevó a descubrir una nueva dimensión del Karate Do, el espíritu del Budo. En cada encuentro con el maestro Nishiyama veo y corroboro que esto que me enseña y practico desde lo mas profundo de mi ser, es un arte, un arte con el espíritu del Budo como base.
Quisiera agradecer a cada instructor que desde cualquiera sea su lugar o institución apoya y colabora con la enseñanza y difusión del Karate tradicional. También a los profesores quienes a pesar de transitar por distinto camino de organizaciones formaron parte del grupo de personas con las que compartí entrenamientos y momentos importantes de mi formación; al Maestro Mitsuo Inoue, Carlos Prina, Franco Guergo, Oscar González, Ricardo Morikone, Omar Scheneider, Otilio Acosta, Daniel Maehamasaki entre otros.
A mi compañero de equipo y leal amigo, Luis Vázquez, con quien hemos transitado por mementos difíciles y gloriosos, siendo un ejemplo de constante crecimiento y evolución. Al profesor José Alberto Campos "Corisco" del Brasil por su fiel amistad y lealtad. A mi compañero y amigo Víctor Bianco, por la pureza de su corazón en la amistad. Marcelo Poj, por su amistad y permanente superación en la comprensión del Karate Do. A mis alumnos Maximiliano Gerhard, Walter Rettein y Martín Aguirre, por la lealtad a la amistad. Comenzaron siendo aún niños y hoy son hombres de bien en la sociedad. Esta visión me conmueve y me hace corroborar la importancia del Karate Tradicional como formación de seres humanos íntegros, ratificando la necesidad de la transmisión del arte en su forma original.
A todos mis alumnos, de quienes admiro la entrega a la práctica. Mi respeto y agradecimiento por sus valiosas compañías en el camino. Y la lista continúa. Si tuviera que nombrar a todos y a cada uno de aquellos que de una forma u otra aportaron en mi camino de este arte, al cual dedico mi vida, la lista sería tan extensa como mi propia existencia.

Agradezco también a las personas que pusieron obstáculos y dificultades en mi camino porque ellos al igual que mis adversarios, oponentes casuales y contrincantes de diferentes partes del mundo, me inspiraron a crecer y mantenerme en un permanente desarrollo. No es posible enumerar a todos los adversarios con los que he tenido el honor de combatir, he aquí una resumida lista de los que marcaron un hito: Kawawada (Australia 89'), Rosario di Mauro (Perú 90', Italia 91', Canadá 92') , Mendoza Junior (México91', Argentina 95', Brasil 96'), Kokubum (Japón 92), Luis Vázquez (Argentina 89', 90', 91', 92'y 95', Puerto Rico 93'), Oscar Rorra (Uruguay 92', 93', Argentina 89', Italia 94'), T. Imamura (USA 94'), Isumiyama (Canadá 92'). A los Maestros, Shirai (radicado en Italia), Tanaka (radicado en Río de Janeiro, Brasil), Ishiyama Katsuya (radicado en Venezuela), Kawasoe Masao (radicado en Inglaterra), Takeshsi Naito (radicado en Italia), Machida (radicado en Bahía, Brasil), Inoki Hiroyasu (radicado en Brasil), Watanabe Tasuke (radicado en Brasil) ... a ellos, porque su imagen y presencia me inspiran y animan cada día a estrechar el ideal del Karate Do.

A cada uno de ellos les debo el aporte que hicieron para mi crecimiento y desarrollo en este arte magnífico, con las enseñanzas o los inconvenientes que me plantearon y las dificultades que me impusieron. Me hicieron desarrollar y conocer más a mi persona, sobre el ser humano y las situaciones variadas que podemos pasar y debemos solucionar, para cumplir con nuestros objetivos. Sin el aporte de ellos, adversarios, maestros, compañeros, amigos y familia, sin cada uno de esos detalles y vivencias yo no hubiera llegado a ninguna parte. La comprensión de ello, me hace valorarlos, y estoy seguro que no lo hago lo tanto como debiera. Vaya para ellos mi humilde y más profundo agradecimiento.

Justo Gómez
Buenos Aires, 2002

Solicito la indulgencia y perdón de aquellos amigos, alumnos, maestros, adversarios y allegados que involuntariamente he obviado en la presente lista. A ellos les extiendo mis disculpas, y mi mayor respeto.

Deje su mensaje

Cómo podemos ayudarle

Validation error occured. Please enter the fields and submit it again.
Thank You ! Your email has been delivered.